ANEI Cuevas de El Pendo y Covachos de Peñajorao

La Consejería de Desarrollo Rural, Ganadería, Pesca, Alimentación y Medio Ambiente, en el BOC NÚM. 2444 del Jueves 22 de Diciembre de 2016, en su Artíulo 1. Objeto, dice: 1.- Se declara el Área Natural de Especial Interés (en adelante ANEI) denominado Cuevas del Pendo – Peñajorao, estableciéndose para el mismo un régimen jurídico de protección, de acuerdo a lo estipulado en la Ley de Cantabria 4/2006, de 19 de Mayo, de Conservación de la Naturaleza.

Con esta declaración se pretende conservar los singulares valores naturales y las formas de vida que han dado lugar a la configuración de este paisaje, especialmente las aguas subterráneas que desembocan en el río Pas; el patrimonio cultural que incluye la cueva de El Pendo, declarada Patrimonio de la Humanidad, y la ermita de San Pantaleón; los hábitats naturales de la zona; y las especies catalogadas como “vulnerables” (murciélagos y fauna invertebrada cavernícola, entre otros).

La superficie propuesta para su protección es de 168,62 hectáreas, lo que supone el cinco por ciento del territorio de Camargo. Menos del uno por ciento es de propiedad pública y aproximadamente el 42% -unas 70 hectáreas- son plantaciones de eucaliptos. Los núcleos de viviendas están prácticamente excluidos del espacio a proteger, cuyo suelo se clasificará en el nuevo Plan General de Ordenación Urbana como zona no urbanizable de especial protección ecológica.

La figura del ANEI establece zonas restringidas donde están las cuevas, pero en el resto de las zonas los vecinos podrán seguir con sus actividades habituales. De hecho, en las normas de protección que acompañan a la memoria técnica figura la compatibilidad con usos de carácter agropecuario.

La Ley de Cantabria de Conservación de la Naturaleza define los espacios naturales protegidos como demarcaciones administrativas, establecidas con el fin de favorecer la conservación de la naturaleza en zonas del medio rural con una alta calidad paisajística y ambiental que, además, ofrecen unos rasgos ecológicos y patrimonios singulares.

 

Posee una originalidad manifiesta, dado lo excepcional del paisaje kárstico y la singularidad de sus cavidades repletas de valores artísticos y científicos.

Las posibilidades de tipo pedagógico son asimismo muy interesantes, teniendo en cuenta que constituye uno de los conjuntos más valiosos del mundo en su género, por la excepcional riqueza de su patrimonio arqueológico y rupestre, su interés hidrogeológico, su fauna asociada y su atractivo deportivo (espeleología), por lo que el interés recreativo es máximo. Desde el punto de vista científico, siendo de gran fragilidad, el interés del endokarst es muy grande, ya que contiene una importante circulación hídrica subterránea, unos yacimientos arqueológicos y manifestaciones rupestres del Paleolítico muy importantes (y suficientemente conocidos), y una fauna cavernícola con abundantes paleoendemismos y poblaciones de murciélagos.

Sus seis manifestaciones más importantes son:

  1. El robledal: Cajiga (Quercus robur),  y fresno (Fraxinus excelsior), más sauce salguero (Salix atrocinerea), sauce blanco (Salix alba), castaño (Castanea sativa), avellano (Corylus avellana), arce (Acer campestre), etc.
    Esta formación lleva asociada una fauna de vertebrados de gran interés y es una de las pocas masas caducifolias del municipio de Camargo, lo cual constituye su mayor originalidad.
  2. El bosque de ribera: Se trata de un bosque en cuyo estrato arbóreo, aunque participan el roble (Quercus robur) y fresno (Fraxinus excelsior), domina el sauce salguero (Salix atrocinerea) y el sauce blanco (Salix alba), y en menor medida, el aliso (Alnus glutinosa), presentando además un rico estrato herbáceo y arbustivo. Estas formaciones de una gran riqueza florística, se ubican sobre suelos muy húmedos y están asociadas íntimamente a los cauces de las hoyas próximas a las cuevas y sumideros, con los que configuran una unidad funcional.
    Este estrato arbóreo y las charcas y pozos (simas) que se reparten por la depresión de Peñajorao, como el cañón de entrada a las cuevas y sumideros de Los Covachos, poseen destacado interés para la fauna (sobre todo para los anfibios y peces, incluidos en alguna categoría de conservación).
  3. El encinar cantábrico: El encinar ocupa los roquedos calizos, favoreciendo la creación de suelo en un sustrato muy frágil, cumpliendo por tanto una función protectora insustituible.
    Aparecen otras especies que integran el cortejo habitual de la encina: los matorrales Daboecia cantabrica, Genista occidentalis, Erica vagans, y en menor medida la escoba (Cytisus cantabricus), son los principales componentes del estrato arbustivo de esta formación boscosa, en el que no faltan el acebo (Ilex aquifolium), madroño (Arbutus unedo), laurel (Laurus nobilis), aladierno (Rhamnus alaternus), labiérnago (Phillyrea latifolia) y otros arbustos típicos de los bosques caducifolios en general, como el endrino (Prunus spinosa), arce (Acer campestre), avellano (Corylus avellana), majuelo (Crataegus monogyna), etc.
    El encinar presta cobijo a interesantes especies faunísticas (Tabla II), algunas incluidas en alguna categoría de conservación (sobre todo aves y reptiles), lo que confiere al sistema gran originalidad.
  4. Los cultivos silvícolas de pinares y eucaliptales que envuelven el bosque potencial (robledal), ocupan una amplia extensión, siendo las masas forestales más importantes en la depresión de Peñajorao. No posee una originalidad manifiesta al estar la zona dedicada a actividades forestales.
    Tiene un escaso interés paisajístico por tratarse de monocultivos. Desde el punto de vista pedagógico no reviste tampoco una gran importancia, en cuanto que las especies encontradas son repoblaciones, por lo que el interés recreativo es muy bajo. Su valor científico también es muy bajo por el hecho de ser una masa artificial junto al bosque potencial climático.
  5. La unidad ambiental campiña reúne todos los medios alterados históricamente por la acción humana: campos de cultivo —prados, huertas, frutales— y asentamientos humanos, dispersos (casas de los barrios de San Pantaleón y El Alto) o más o menos aglutinados formando barrios y pueblos (barrio El Alto en la zona de “El Churi”). Estos ambientes ruderales, prados y pastizales se integran básicamente en la serie de vegetación del Lino biennis-Cynosuretum cristati Tüxer & Oberdorfer, 1958.
  6. La unidad ambiental cuevas reúne tanto la cueva prehistórica de El Pendo —declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO (http://whc.unesco.org/en/list/310) en el año 2008—, como el Sistema kárstico de Los Covachos de Peñajorao (espacio incluido en la propuesta del Catálogo de Cavidades de Cantabria).

En este punto, el enfoque renovado que se pretende apunta hacia una conservación más activa preservando la naturaleza bajo el lema “conservar es desarrollar” persiguiendo la superación de estos problemas mediante la articulación del espacio propuesto como Área Natural de Especial Interés como instrumento de revitalización de las economías locales de las zonas rurales marginalizadas convirtiéndose en una herramienta básica para el desarrollo socio-económico de su área de influencia socio-económica.

Esto apoya, además, la postura de otros especialistas, cuando afirman que la proliferación de los espacios protegidos, así como su localización prioritaria en zonas rurales de montaña y desfavorecidas, plantea inexorablemente la necesidad de coordinar la ordenación del territorio, la planificación ambiental y el desarrollo rural. Las políticas para ser coherentes han de ser activas, lo que implica inversiones y una gestión correcta en consonancia con las características principales que definen la estructura, funcionamiento y dinámica de los recursos naturales o paisajísticos protegidos.

Las Normas de Protección, como instrumento de gestión del ANEI El Pendo – Peñajorao, tienen en consideración tanto los aspectos ecológicos y científicos como los sociales y económicos, pudiéndose sintetizar de la siguiente manera: 

Aspectos ecológicos

  • La conservación y mejora de los hábitats terrestres y acuáticos: suelo, aguas, flora y fauna, y el funcionamiento de los ecosistemas de los que forman parte; del patrimonio kárstico y de la biodiversidad cavernícola.
  • El buen estado químico y ecológico de las aguas superficiales y subterráneas.
  • La restauración de las áreas que se encuentren degradadas, fomentando actividades de limpieza, recuperación y mejora de la calidad de los recursos ambientales tanto del exokarst o medio superficial como del endokarst o medio subterráneo.
  • Endemismos de fauna invertebrada cavernícola (troglobios) como de una pequeña comunidad de quirópteros (murciélagos) de las especies incluidas en el Catálogo Regional de Especies Amenazadas de Cantabria (Decreto 120/2008, de 4 de diciembre): Rhinolophus ferrumequinum y Rhinolophus euryale (también para la especie Rhinolophus hipposideros incluida en el Catálogo Nacional).
  • La importancia del medio subterráneo y la zona de sumideros kársticos. Hay que destacar que el curso de agua subterránea del Sistema kárstico de El Pendo y Los Covachos de Peñajorao constituye un drenaje natural cuyo destino final es la surgencia y cueva de Fuente Vieja, en el LIC ES-1300010 “Río Pas” (barrio de Posadorios, Piélagos). Los alrededores de la surgencia comprenden un área de “Protección del Litoral” ocupada predominantemente por formaciones arbóreas y arbustivas cuya vegetación corresponde a las comunidades vegetales propias de los ecosistemas litorales cantábricos (según el artículo 36 del Plan de Ordenación del Litoral).

Aspectos científicos

La promoción de la investigación para un mejor conocimiento y conservación de la naturaleza y del patrimonio subterráneo.

Aspectos económicos

La toma en consideración de todos los aspectos: agrario, ganadero, forestal, obras e infraestructuras, tratamiento de residuos, turismo y ocio,, conservación del patrimonio cultural y natural, actividades científicas.
Y la garantía del uso ordenado de los recursos naturales y el desarrollo sostenible del conjunto de actividades llevadas a cabo en este espacio (silvicultura, pastoreo, turismo), teniendo presente el equilibrio entre la conservación y la explotación racional del medio.

Aspectos sociales

El fomento de las actividades de turismo sostenible y educación ambiental, empleando el patrimonio natural y cultural de este espacio como recurso recreativo y educativo.
Como afirman algunos especialistas en materia de protección medioambiental, la salvaguarda especial de un espacio natural puede cumplir con su objetivo si acontecen dos circunstancias complementarias:

  • Por un lado, la población local no ha de mostrarse hostil a medio plazo ante la nueva regulación establecida para ese espacio natural recién protegido.
  • Y, por otro lado, han de mantenerse niveles suficientes de conservación de la flora, la fauna y los hábitats del territorio circundante.

Si estas dos condiciones se dan, el mantenimiento de la biodiversidad podría hacerse compatible con la satisfacción de las necesidades de uso del espacio protegido por la población local.

Presencia de restos arqueológicos y etnográficos y de construcciones religiosas

Existe una importante relación de cavidades con yacimientos arqueológicos y de elementos etnográficos que valorizan de modo importante este espacio kárstico. La cueva más importante es El Pendo —declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO (http://whc.unesco.org/en/list/310) en el año 2008—. También está presente en este espacio natural la ermita de San Pantaleón, levantada entre los siglos XVI y XVII, con un retablo mayor de la década 1665-1675.

Uso del espacio objeto de la propuesta como recurso didáctico en la enseñanza de contenidos compatibles con los objetivos de conservación del patrimonio natural y de la biodiversidad

Este espacio natural viene formando parte habitualmente de las programaciones anuales de Educación Ambiental realizadas por las Escuela Municipal de Medio Ambiente de Camargo.

La Educación Ambiental para el Desarrollo Sostenible que la Escuela de Medio Ambiente practica y transmite en sus actividades se distingue por los siguientes rasgos

Habiéndose construido ya una nueva senda interior que atraviesa parte de la Sierra de El Pendo, y habiéndose marcado ya su prolongación, están previstas las siguientes actuaciones, conformes siempre a los objetivos y directrices que al objeto señalan las Normas de Protección:

  • Acciones de construcción y acondicionamiento de carreteras y caminos del espacio que conforma el Área Natural de Especial Interés.
  • Acciones de señalización e información del espacio propuesto como ANEI: cartelería exterior e interior.
  • Acciones de construcción y dotación de un Centro de Interpretación.
  • Divulgación y sensibilización.
Comments are closed.